Electrónica Marina

Generadores marinos para barcos ¿Cómo elegirlo?

generadores-marinos

La electricidad a bordo, igual que en cualquier hogar, se asocia con confort, y es por ello que los generadores eléctricos marinos son de gran utilidad a bordo. Eso si, existe una gran variedad de generadores, nos pueden generar desde 3 kW hasta más de 100kW, ¿Cuál elegir? En este artículo trataremos de resolver todas tus dudas, dependerá principalmente del tipo de embarcación y tus necesidades de consumo eléctrico.

¿Cuándo es necesario un generador eléctrico a bordo?

La mayoría de embarcaciones de recreo vienen equipadas con aparatos que requieren de una demanda eléctrica baja, nos referimos a la bomba de agua y la electrónica marina de la que disponga la embarcación así como los equipos de comunicaciones. En estos casos, con una batería que será cargada con el motor en marcha o en puerto, sería suficiente para suministrar la instalación eléctrica.

A esta instalación eléctrica básica podríamos añadirle un televisor por ejemplo, o algunos electrodomésticos de cocina. En estos casos necesitaríamos un convertidor para transformar los 12v de la batería en los 220v de los aparatos conectados, en el caso que no funcionasen a 12v, y sería recomendable alimentarlos con una segunda batería de servicios, para garantizar que aunque terminemos su carga, dispondremos de energía suficiente para arrancar el motor.

Sin embargo, si queremos conectar aparatos eléctricos de gran consumo como un aire acondicionado, electrodomésticos eléctricos de cocina o disfrutar del ocio viendo la televisión de forma ilimitada, lo recomendado sería la instalación de un generador. Existen modelos silenciosos que podremos usar mientras la embarcación está fondeada o en el pantalán sin enterarnos casi de que el generador está encendido.

Espacio para la instalación del generador

Si se trata de una sustitución, lo tienes fácil, simplemente tomar medidas del hueco que ha dejado el antiguo generador para reemplazarlo por uno nuevo.

En el caso que estés planteando la instalación de un generador en una embarcación que carecía del mismo se complica algo más. Lo habitual es instalar el generador en la popa y bajo cubierta, sin embargo, será necesario disponer de espacio suficiente, y hueco para poder realizar la instalación así como para poder llevar a cabo el mantenimiento del generador. En embarcaciones de mayor eslora los generadores marinos se acostumbran a instalar en la sala de máquinas. En embarcaciones de recreo de más pequeña eslora deberás comprobar si existe espacio suficiente y a la vez que el generador no comprometa la estabilidad de la embarcación. Si es imposible la instalación de un generador fijo también existe la posibilidad de equipar el barco con generadores marinos portátiles, sin embargo, te aconsejamos consultar todas las opciones de generadores compactos que existen, los fabricantes son conocedores del problema del espacio, por este motivo se diseñan modelos de generadores con medidas y peso reducidos, que además pueden venir ya con su propia cápsula de aislamiento para transformarlos en super silenciosos.

Para nuevas instalaciones de generadores marinos deberás tener en cuenta dos aspectos importantes, por un lado la salida de humos necesaria para la combustión del generador. Por otro lado el combustible del generador, ya sea gasolina o gasoil, lo óptimo es elegir el mismo combustible que usa la embarcación, para que de este modo puedas aprovechar la instalación del mismo tanque y no tener que montar un nuevo depósito, con el consecuente espacio que ocupa, y las correspondientes boquillas necesarias para llenarlo.

Combustible del generador eléctrico

Como bien sabrás, los generadores marinos se alimentan de gasolina o gasoil principalmente, es recomendable disponer de fuentes de energía renovables en la embarcación, ya sea generadores eólicos o bien placas solares, sin embargo, la energía renovable en ocasiones no es suficiente para alimentar todos los aparatos eléctricos que queremos encender, o bien no es capaz de producir energía durante todo el día. Así pues, no queda otra que recurrir a combustibles fósiles.

Como hemos comentado anteriormente, siempre que se instale un equipo que requiera de combustible es recomendable que este sea el mismo que usa la embarcación, de este modo nos ahorramos gran cantidad de problemas y costes.

Si tenemos opción de elegir, el diésel cabe decir que es un combustible más seguro en comparación con la gasolina. Menos volátil y con un punto de inflamación mucho más elevado.

Potencia de salida del generador marino

Llegamos a una de las características más importantes. La potencia que es capaz de producir el generador se mide en kW y será determinante para elegir el modelo adecuado para nuestro barco o velero. La potencia de salida de los generadores es muy variable, los modelos compactos e incluso portátiles para embarcaciones de recreo de pequeña eslora nos pueden dar desde 3 kW, mientras que los generadores de mayor capacidad pueden entregar hasta 200 kW, evidentemente cuanta más potencia más grande será el generador, y además más elevado será su precio.

Para saber cuál es la potencia de salida óptima del generador, será necesario calcular el consumo que requieren los equipos eléctricos que tengamos instalados a bordo. A este consumo medio se le debería añadir un 20% adicional aproximadamente de margen.

Debes saber que el óptimo rendimiento de los generadores marinos lo obtenemos cuando trabajan entre el 40% al 70%. No es recomendable mantener un generador encendido trabajando a muy bajo rendimiento por el exceso de gases que generan y su alto mantenimiento a largo plazo. Del mismo modo, tampoco es aconsejable mantener un generador trabajando al límite de su capacidad de forma prolongada, por este motivo se le añade un 20% adicional al consumo que requiera tu instalación eléctrica.

Lo más común es que los generadores produzcan energía alterna, AC. El tipo de energía más eficiente para prevenir caídas, sin embargo, muchos de los equipos en las embarcaciones se alimentan de corriente continua DC, por ese motivo el mismo generador ya provee en muchas ocasiones del correspondiente convertidor.

Generadores marinos silenciosos y limpios

Sin duda alguna, el principal inconveniente de un generador eléctrico es el ruido. En especial si requerimos del generador durante la noche. En cualquier tipo de instalación de un generador marino será necesaria una base antivibración para evitar ruidos, son comunes los «silent blocks» que nos permiten fijar el generador a la embarcación evitando que hasta más del 90% de las vibraciones se transmitan a los demás elementos fijos, de este modo evitamos la propagación de ruidos por las vibraciones. Del mismo modo también se dota de material aislante todo el recubrimiento del generador.

Otro aspecto importante es la salida de humos, ya muchos generadores vienen diseñados para que la salida de humos de instale bajo la línea de flotación, evitando malos olores en cubierta.
Los fabricantes de grupos electrógenos avanzan hacia la producción de energía lo más respetuosa posible con el medio, a la vez que tratan que los generadores pasen lo más desapercibidos posible en la embarcación.

El aislamiento y los sistemas antivibración son sin duda uno de los aspectos más relevantes a tener en cuenta cuando elijas tu próximo generador marino. Ten en cuenta que cuando necesites activar el generador será debido a que se requiere un consumo eléctrico elevado, y lo habitual será que estés en la misma embarcación y te apetezca disfrutar de un mayor confort y ocio. Un generador ruidoso puede arruinar todos tus planes, así que vale la pena invertir en ello.

Sistemas de refrigeración del generador

Como cualquier motor de propulsión, el generador requerirá de un sistema de refrigeración, que lo habitual será por agua. Igual que con las tomas de combustible, es recomendable la instalación del generador en la sala de máquinas o en la popa para aprovechar las tomas de agua que también refrigeran el motor. Además, lo óptimo es que el sistema de refrigeración sea de doble circulación por agua, de este modo se evitan averías provocadas por la electrólisis y la acumulación de sal en los conductos. Con la doble circulación el agua de mar no entra en contacto con ningún elemento importante del generador, reduciendo costes de mantenimiento a largo plazo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top